jueves, 7 de junio de 2012

Reunión de Trabajo con Directivos de la Escuela Secundaria Técnica 98

Reunión de Trabajo con Directivos de la 
Escuela Secundaria Técnica 98
Sede: Supervisión Escolar 09 de Esc. Sec. Técnicas
Fecha: 7 de junio de 2012
Hora: 8:00 a.m.

“DÍA DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN” 7 DE JUNIO

La libertad de expresión es uno de los derechos fundamentales del ser humano; sin la posibilidad de opinar libremente, de denunciar injusticias y clamar cambios el hombre está irremediablemente condenado a la opresión. 
     El derecho a la libertad de expresión nos corresponde a todos, ya que es la lucha por la libertad de expresar nuestro propio individualismo. Respetar la libertad de los demás a decir cualquier cosa, por más ofensiva que la consideremos, es respetar nuestra propia libertad de palabra.
    En México el Día de la Libertad de Expresión se estableció el 7 de junio de 1951.   Esta fecha es una oportunidad para  promover entre otras acciones la libertad de prensa y el derecho a la información como derechos inalienables de todo individuo y del progreso humano. La libertad de expresar el pensamiento individual y social, es sin lugar a dudas, un fenómeno que se traduce en tratar de entender al hombre como tal. 
  Entender la necesidad de libertad, debe garantizar su permanencia; la libertad de expresión tiene que ser un derecho natural de la sociedad, una garantía jurídica del pueblo, una conservación del orden social. 
     El ejercicio de la libertad de expresión es un factor básico en la seguridad de un gobierno democrático y debe ser elemento que permita a todos los sectores de la población tener acceso y participar en el desarrollo de un país a través de la información. Una prensa libre, plural e independiente no es una concesión del Gobierno, es un derecho fundamental e inalienable, inherente a todas las personas; es un requisito indispensable para la existencia misma de una sociedad democrática.
     Socialmente se debe promover la libertad de expresión como un elemento primordial de la democracia; porque la consolidación y desarrollo de la democracia depende, en gran medida, de la existencia de la libertad de expresión.
   Promover la libre expresión bajo un sentido de responsabilidad profesional y el libre intercambio de información es contribuir al desarrollo de nuestra nación. Ello se logra a través de la garantía de transparencia y legalidad; poniendo primordial énfasis en la lucha contra la pobreza, equidad de género, promoción de la educación y defensa de los derechos humanos.
    Cuando se obstaculiza la libertad de expresión y el libre debate de ideas y opiniones, se limita el efectivo desarrollo del proceso democrático; las violaciones de este derecho, en la persona de los comunicadores que sufren de amenaza, ataques, detenciones y la muerte por ejercer su profesión, refleja una grave vulnerabilidad, no sólo contra la pluralidad de ideas, sino contra la sociedad misma. Las presiones directas o indirectas dirigidas a silenciar la labor informativa de los comunicadores son incompatibles con la libertad y la democrácia.
      Para los Trabajadores de la Educación, es un hecho que los medios de comunicación también educan, por lo tanto, necesitamos unir esfuerzos en la construcción de la Libertad de Expresión, como un patrimonio de todos. Patrimonio que debe ser ejercido con alto sentido de responsabilidad, que permita ser vehículo que permita solucionar o cuando menos frenar, los grandes problemas que aquejan a nuestra nación.
     Por ello, el ejercicio de esta noble tarea, que conlleva un amplio sentido de responsabilidad y de ética profesional, nos obliga, como parte de un gremio crítico y propositito, a manifestamos por que la Libertad de Expresión sea, en toda la extensión de la palabra, uno de los derechos fundamentales de todo individuo y de la sociedad en su conjunto; porque se promulgue como prolongación de la garantía individual de pensar; ejercicio sin el cual no es posible aventurar la posibilidad del desarrollo del hombre en esta sociedad posmoderna.